Detrás del silencio

Por Juan Carlos de León Rodrigo Torrentera se quitó las gafas negras y comprobó que la dirección del lugar coincidía con el viejo edificio que había frente a él. Entró y tocó en la puerta correspondiente. Hacía días que Ampudia no se afeitaba, quizá también habría aflojado el nudo de su corbata el día que…