Lindo pescadito

Por Erandy Corvel La primera vez mi abuela estuvo un poco seca y con un nudo en la garganta todo el rato. “A ver si cuando acabe todo esto nos volvemos a ver, porque yo ya no duro mucho”, dijo mesándose las cejas. “Vernos en persona, abrazarnos”, aclaró.  Fue hace seis semanas que a mi…

Ella era mi jardín

Por Ivette Pradel He de encontrar otras maneras de destruirme. Tengo desechos hasta los labios, que de tan secos, buscan beber lo que sea con tal de curar un poquito sus grietas. No los he dejado en paz: me da por lastimarlos con mis uñas, hacer pellizcos que parecen inocentes pero que terminan levantando finas…