Recinto Mutante: el prometedor vicio de volver a pensar

Por Felipe Agudelo Tenorio 

Como se ha vuelto una lamentable costumbre en nuestro medio, hoy también vivimos tiempos adversos al pensamiento y, en especial, al ejercicio de la crítica. La práctica y el hábito de reflexionar sobre los seres, las cosas, los acontecimientos o los diversos productos de la cultura se hallan relegados y en franco declive. En Colombia la primacía de lo emotivo, lo superficial, lo irracional y lo anecdótico se ve reforzada no solo por las desventajas de nuestra idiosincrasia y bajo nivel cultural, sino por el uso actual que se les da a las mentadas redes sociales. 

Quienes reflexionan con rigor —no es lo mismo que quienes opinan sobre un tema— escasean en la sociedad colombiana y, para peor, muy contados parecen ser quienes los necesitan, los quieren o los pueden oír. No extraña entonces que el ensayo se haya constituido en una rareza editorial y en una pura ausencia en las páginas de los escasos medios que atienden la cultura. Por esto, no sorprende que el ensayo se halle recluido entre los muros universitarios y si bien su producción es vasta y, en muchos casos, de excelente calidad, estos no salen de ahí y no llegan al grueso de la sociedad, no solo porque se considera que esta no está preparada como audiencia, sino porque se escribe principalmente para la academia, para la comunicación elitista con los pares. 

En el campo del arte y para ser más específico en el de la literatura, un muro de silencio bordea la mayoría de los libros que se escriben en nuestro país. Eso hace que los escritores tengan que realizar su labor casi que a ciegas y que el método de valoración imperante sean los premios y los guarismos de venta. A lo más que se llega es a la reseña en algún medio; la cual es un género celebratorio y menor cuyo propósito explícito es dar la noticia de una nueva obra, más que someterla a un análisis crítico. 

La tan lamentada ausencia de revistas culturales, suplementos y demás espacios de expresión es un lugar común entre nosotros; a esto se añade que las grandes editoriales han restringido la publicación de libros de ensayo casi al mínimo. Este género padece un destino similar al de la poesía y el cuento, también desplazados, pues no parecen rendir los suficientes réditos económicos que justifiquen su publicación. Lo cual es un comportamiento racional en una industria capitalista como lo es la editorial y un desastre cultural para la vida intelectual de una nación. 

Aunque sería lo procedente, esperar un verdadero impulso cultural de parte de los gobiernos es una ingenuidad. Las agresivas élites colombianas no solo desprecian y temen la cultura y la ciencia, sino que la desconocen por completo. Así que estos géneros están siendo rescatados, lentamente, por pequeñas revistas y editoriales independientes. Tal como es la editorial Domingo Atrasado, dirigida con ejemplar tesón por el poeta Jaime Londoño. 

Recinto Mutante de Wilson Guillermo Díaz aparece en la colección Cuadernos Anarquistas de la mencionada editorial. Lo cual no es sorpresa. Lo que sí sorprende gratamente es la calidad de los ensayos incluidos en el pequeño volumen. En especial alienta que estos hayan salido del teclado de un joven poeta y ensayista bogotano, y digo que alienta pues nos encontramos frente a un autor que promete un desarrollo importante. 

La mirada atenta y de moroso meditar que posee Díaz se dirige, en una prosa elegante y precisa, hacia un variado panorama literario, en el que comienza a delimitar su territorio de pensar. Su horizonte estético está imbricado tanto en lo nacional como en lo foráneo, interesándose tanto en lo actual como en lo ya consagrado. Razón por la que escribe sobre autores como el poeta Héctor Rojas Herazo y los novelistas Rafael Humberto Moreno Duran y Rafael Chaparro Madiedo, ya fallecidos los tres. 

El amplio interés de Wilson Díaz transita desde el ámbito de lo poético, donde suma a su visión de aspectos muy precisos de la obra del maestro de Tolú sus reflexiones sobre ese extenso libro, Poema Sucio/ En el vértigo del día, del brasileño Ferreira Gullar, lo cual es un acierto pues es poco conocido en nuestro medio, así como un sutil análisis de la obra de la poeta venezolana Gabriela Rosas. Aunque su recorrido no se detiene ahí, pues el interés del ensayista recae sobre todo lo literario y su mirada lectora parece conducida por una admirable voracidad. Razón por la que pasa de reflexionar con soltura de la obra de William Faulkner, a la Fémina Suite de Moreno Durán y de ahí a El pájaro Speed de Chaparro. Tres escritores que corresponden a tres momentosliterarios distantes y muy distintos. 

Resulta notable que Díaz haga, además, una breve, pero profunda escala, en un ensayo que titula con buena puntería “Ojos erectos”, donde se da un momento de esparcimiento reflexivo en las páginas de varios cultores de la literatura erótica, lo cual le sirve de pretexto para revisar y profundizar en las obras e ideas de autores de la talla de Aretino, Margarite Duras, Alberto Moravia, Henry Barbusse, Mempo Giardinelli y George Bataille. No obstante, no es la lubricidad de lo erótico lo que secuestra su interés, sino su cómplice aproximación a la que hoy en día es considerada una de sus más extendidas parafilias, el voyerismo, es decir los placeres espías del ojo. 

Motivos tenemos para aplaudir la aparición de este libro, así como el surgimiento de un nuevo y vigoroso ensayista, pues en estos tiempos confusos y desorientados se ha vuelto más necesaria que nunca la actividad crítica y reflexiva en nuestro país. Asimismo, esperaremos con grandes expectativas las nuevas y esclarecedoras obras de este autor, de quien desde ya sabemos continuará atrapado en el exigente vicio de pensar. 

Febrero 2022

Recinto mutante de Wilson Guillermo Díaz, editorial Domingo Atrasado.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s